Salud bucal y diabetes

Las infecciones periodontales son un conjunto de enfermedades producidas por microorganismos que afectan a las estructuras que sostienen los dientes (encía, ligamento y hueso alveolar).Hay dos grandes grupos de enfermedades de las encías, la gingivitis y la periodontitis:
  1. En la gingivitis únicamente está afectada la encía; se trata de un proceso inflamatorio reversible que, de mantenerse en el tiempo, puede progresar a periodontitis.
  2. En la periodontitis, además de la inflamación de la encía, se produce una destrucción profunda e irreversible, que afecta al hueso alveolar, al cemento del diente y al ligamento periodontal. Se crea un espacio entre diente y encía (bolsa periodontal) en el cual se acumulan las bacterias, que pueden llegar a provocar la pérdida del diente(1).
Alrededor de un 60-85% de la población adulta presenta gingivitis y un 35% periodontitis (2).Índice:
  1. Relación entre enfermedad periodontal y diabetes
  2. Manifestaciones bucales y periodontales de la diabetes
  3. Infecciones en pacientes diabéticos
  4. Aspectos histopatológicos
  5. Conclusiones
Referencias: 1. Herrera D, Rodríguez-Casanovas HJ, Herrera Pombo JL. Diabetes y Enfermedades periodontales. Informe SEPA-Sociedad Española de Periodoncia / Fundación SED-Sociedad Española de Diabetes. (Fecha de acceso: 25/02/2016) 2. Estudio de la Sociedad de Prevención de Ibermutuamur - SEPA de salud bucodental en la población laboral en España 2012. Estado del curso: Sin Iniciar.

1. Relación entre enfermedad periodontal y diabetes

La diabetes es un importante factor de riesgo para sufrir periodontitis, especialmente si el control de la glucemia no es el adecuado. La diabetes causa una respuesta inflamatoria exacerbada frente a los microorganismos patógenos presentes en la encía, y también altera la capacidad de resolución de la inflamación y la capacidad de reparación posterior, lo que acelera la destrucción de los tejidos de soporte periodontal (1).A su vez, las enfermedades periodontales han demostrado tener un efecto negativo sobre el control de la glucemia, y se ha observado que las complicaciones de la diabetes son más frecuentes en pacientes con periodontitis. El tratamiento periodontal no quirúrgico puede mejorar el control de la glucemia (2).

La diabetes y la enfermedad periodontal presentan, por tanto, una relación bidireccional.

La diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla eficazmente. La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y que permite que la glucosa (azúcar) de los alimentos pase a las células del organismo, donde se convierte en energía. Las personas con diabetes no absorben la glucosa adecuadamente, de modo que queda un exceso de ésta circulando en la sangre (hiperglucemia) y puede dañar los tejidos con el paso del tiempo (3).

Existen tres tipos principales de diabetes: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional.

En la diabetes tipo 1, el páncreas no puede producir insulina porque se han destruido  las células productoras, por lo que es necesario suplir esa falta mediante el aporte externo de insulina.

En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente o bien las células son resistentes a su acción (resistencia a la insulina), provocando una acumulación de glucosa en la sangre. La mayoría de personas que tienen diabetes tipo 2 inicialmente no suelen necesitar dosis diarias de insulina y pueden controlar su glucemia mediante la dieta, el ejercicio físico y medicación antidiabética oral.
La diabetes gestacional es la aparición de resistencia a la insulina durante el embarazo causada por el incremento de hormonas producidas por la placenta. Este tipo de diabetes suele desaparecer tras el parto, aunque puede evolucionar al tipo 2 (3).

El mejor tratamiento disponible para las enfermedades periodontales en el paciente diabético es la prevención. El diagnóstico y tratamiento precoz de las enfermedades periodontales son muy importantes, ya que además de mejorar la salud bucodental y periodontal, esto puede facilitar el control de la glucemia (2). Asimismo, el control de la infección periodontal se debe considerar como parte integral del tratamiento de la diabetes (4).

 

Bibliografía
1. Herrera D, Rodríguez-Casanovas HJ, Herrera Pombo JL. Diabetes y Enfermedades periodontales. Informe SEPA-Sociedad Española de Periodoncia/Fundación SED-Sociedad Española de Diabetes. (Fecha de acceso: 25/02/2016)
2. Herrera González D, Albert Goday Arno A, Faria Almeida R et al. I Workshop ibérico sobre la asociación entre diabetes y enfermedades periodontales. Documento de consenso. Av Diabetol. 2014;30(2):52-56.
3. International Diabetes Federation. About diabetes.
4. Torres López MC, Díaz Álvarez M. La diabetes mellitus y su vinculación en la etiología y patogenia de la enfermedad periodontal. Gaceta Médica Espirituana 2007; 9(2).

 



Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio y, en su caso, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y/o obtener más información . aquí .

ACEPTAR
Aviso de cookies