Factores clave en el diagnóstico y abordaje de la enfermedad periodontal.

Portada1205

Cuando un paciente acude a clínica con algún tipo de problema periodontal, un buen diagnóstico y abordaje son clave en el éxito del tratamiento. Para ello, es muy importante la realización de una exploración clínica y radiológica exhaustiva, así como la realización de un periodontograma para poder enmarcar a nuestro paciente dentro de un estadio periodontal, poder tratarlo correctamente y poder llevar un control de su evolución.

La American Association of Periodontics (AAP) junto a la American Dental Association (ADA), nos dan unas clasificaciones clave que se resumen a continuación y que nos ayudarán a poner nombre y apellido al estado de nuestro paciente.

En primer lugar, nos encontramos con la gingivitis, correspondiente a un sangrado gingival al sondaje pero sin pérdida ósea. Las causas se dividen en dos grandes grupos: por una parte, la gingivitis inducida por placa y por otra, las no inducidas por placa.  

En ambas clasificaciones se establece como punto de partida la gingivitis. A partir de aquí la AAP clasifica las periodontitis en distintos grupos:

En primer lugar, la periodontitis crónica que según la afectación se considerará localizada (menos de un 30% de afectación) o generalizada (más de un 30%) y según la gravedad consideraremos leve (bolsas de 1-2mm) moderada (bolsas 3-4mm) o severa (bolsas>5mm).

En segundo lugar, encontramos la periodontitis agresiva -que también puede ser generalizada o localizada- y a partir de aquí, la asociada a enfermedades sistémicas, la periodontitis úlcero-necrosante y gingivitis úlcero-necrosante y la periodontitis refractaria. También entran en esta clasificación los abcesos periodontales, la periodontitis asociada a lesiones endodónticas y la causada por deformidades y condiciones de desarrollo o adquiridas.

Una vez establecido el diagnóstico de nuestro paciente, podemos empezar a planificar el tratamiento sin miedo a equivocarnos en el abordaje ya que un correcto diagnóstico es esencial para el éxito del tratamiento. Además, es necesario insistir en la importancia de los hábitos de higiene oral así como el uso de productos específicos que incluyan en su formulación un antiséptico como el CPC (cloruro de cetilpiridino), que entre otras propiedades, es capaz de inhibir el crecimiento del biofilm oral y de reducir su acumulación y, por tanto, ayudar a prevenir la aparición de gingivitis. La clave del éxito en el tratamiento depende, también, en gran parte del control de la enfermedad por parte del paciente.

 

Bibliografia: 

  1. Armitage GC. Development of a classification system for periodontal diseases and conditions. Ann Periodontol 1999; 4(1)
  2. García Linares, Sixto. "Nueva Clasificación de la enfermedad periodontal." Odontología Sanmarquina, 6.11 (2003): 48-50. Web. 23 abr. 2017
  3. 1999 International Workshop for a Classification of Periodontal Diseases and Conditions. Papers. Oak Brook, Illinois, October 30- November 2, 1999. Ann Periodontol 1999; 4:i, 1-112.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio y, en su caso, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y/o obtener más información . aquí .

CERRAR